¿Puedo pillar cualquier foto de Internet?

Cualquiera para cualquier cosa, no. Depende de para qué la vayas a usar. Usa el sentido común. Si tienes un blog personal y has encontrado una foto preciosa para ilustrar lo que explicas, ponla pero cita la fuente o pon el link de donde la encontraste. Pero si es para una página de un negocio, no es lo adecuado, sobretodo porque es como robar y existen maneras de adecuadas (y gratuitas en muchas ocasiones) de hacer las cosas bien. Aquí, algunas de las opciones que tienes:

  • Usar fotos con licencia Creative Commons, una licencia creada para el uso de imágenes en Internet, que pretende ser menos restrictiva que el copyright y a través de la cual los creadores de las imágenes ceden algunos o muchos de los derechos que tienen sobre sus imágenes para que otros las puedan utilizar y crear nuevos contenidos con ellas. Hay diferentes categorías de Creative Commons, y conviene que leas bien qué usos ha autorizado el autor sobre la foto, para no sobrepasarte. La red social fotográfica Flickr, una de las que más tráfico de fotografías tiene del mundo, tiene un espacio específico de este tipo de fotos, donde explica perfectamente qué puedes hacer con cada una de las páginas. Aquí tienes el link: http://www.flickr.com/creativecommons/
  • Usar las fotos que encuentres en Internet citando la fuente o incluyendo un link a la página original. Siempre en función de la importancia que tenga la foto en tu web, a veces es tan fácil como mandarle un correo electrónico a la persona que ha hecho la foto, o ponerle un post diciéndole que te encanta y que, si no le parece mal, la usarás para “tal cosa”, y le pones un link de dónde y cómo está usada. En el 90% de los casos, el autor estará encantado y se sentirá halagado por tu elección y por tu educación a la hora de contactar con él/ella.

Al final, sólo consiste en hacer las cosas de la manera en que nos gustaría que las hicieran con nosotro@s.

Fondos para todos los gustos en COLOURlovers

via colourlovers.com

via colourlovers.com

Aunque las plantillas de blogs ofrecen numerosos fondos, a veces ninguno te acaba de convencer. Esto antes era un problema para cualquiera que no fuera diseñador gráfico y contara con el conocimiento y los programas adecuados para crear un fondo de blog. Pero ahora, cualquiera puede pasearse por un escaparate de fondos que nunca deja de crecer e incluso crear el suyo propio. ¿Dónde? En COLOURlovers (www.colourlovers.com), un espacio en forma de aparente blog donde una comunidad creativa de todo el mundo comparte tendencias en colores y formas para proyectos personales y profesionales. Lo mejor: la web ofrece numerosos patrones y fondos agrupados por palabras clave o formas, además de herramientas (gratuitas y de pago) para elaborar fondos y hacer paletas de colores diferentes. Especialmente recomendable para principiantes la “Themeleon”, que ofrece numerosísimos y súper estilosos temas con los que decorar el fondo de un perfil de Twitter o de nuestro nuevo blog. Aunque, si eres de esos que te gusta hacerlas cosas muy a tu manera, juega con las herramientas de formas y colores para crear tu propio estilo de fondo. Con tus nuevas creaciones y tus gustos y opiniones, esta red con más de 3 millones de visitantes al mes se hará más grande y fuerte.

¿Cómo se hacen las webs que no se hacen con website builders?

via sixrevisions.com

via sixrevisions.com

 
Los programadores que conocen el lenguaje web (HTML o JavaScript, principalmente) hacen las webs “escribiendo” la web a mano en forma de código. Aunque suene extraño, el lenguaje web es realmente un lenguaje, es “el idioma de las máquinas” y los programadores lo que hacen es escribirles una larga carta, frase a frase, explicándole todo lo que tiene que ser la web. Hasta los colores se explican en forma código de números. Si te hace gracia ver una de esas “cartas”, abre cualquier web con tu navegador Firefox y clicka sobre la pestaña “Ver”. Después, escoge la opción “código fuente” y ¡voilà! Ahí tienes la misma web explicada en código. Eso lo puede haber hecho un programador web pasando muchas horas, como un artesano.

En cambio, los diseñadores gráficos suelen utilizar programas específicos para hacer las webs; eso les permite centrarse más en las estética de la página y trabajar sobre imágenes, y no sobre código. Se podría decir que los programas que emplean algunos diseñadores gráficos –como por ejemplo, Dreamweaver– son parecidos a los Website Builders, pero con opciones más avanzadas y complejas para que los diseñadores tengan más opciones estéticas con las que jugar. También son diseñadores quienes “crean” las plantillas bonitas de los website builders que luego nos acaban sirviendo al resto de los mortales para tener una web impresionante sin haber pensado demasiado en cómo hacerla. Y también hay diseñadores que utilizan website builders para hacer las webs que venden a sus clientes.