¿Por qué Internet es como es?

“Juegos de guerra” es la película favorita de cualquier hacker  Foto:IMDb

“Juegos de guerra” es la película favorita de cualquier hacker Foto:IMDb

Internet es una red colaborativa, descentralizada, activista y creadora de herramientas de auto-organización social porque la dibujaron así. Los hackers -quienes desarrollaron la primera etapa masiva de Internet- era jóvenes informáticos de finales de los 70 que se dedicaban a hackear o “desmenuzar” máquinas o programas hasta ser capaces de comprender todo su funcionamiento, y luego crear algo nuevo para compartirlo con su comunidad. La mayoría de ellos eran becarios, marginados en las universidades por no pertenecer a las ciencias “importantes” -física, matemáticas-, tímidos observadores o participantes de la contra-cultura y las drogas alucinógenas. Estos fricks obsesionados con su sueño de ciencia ficción eran capaces de trabajar noches enteras para conseguir desarrollar un software, pero el mayor de sus objetivos era compartir el conocimiento obtenido para recibir el reconocimiento de la comunidad y facilitar la creación de más conocimiento.

De toda esta esencia inicial surgió la ética hacker que domina aún hoy la red: una ética basada en la meritocracia -los usuarios más influyentes son los que han generado mejores contenidos y han aportado más a la comunidad-, el intercambio libre de conocimiento y software, la descentralización y horizontalidad de los mensajes -contraprogramando a la cultura masiva y general-, etc.

Vale la pena echarle un ojo a la “Declaración de independencia del Ciberespacio”, (http://biblioweb.sindominio.net/telematica/manif_barlow.html) de John Perry Barlow (1996), y sobre todo, a la “Ética Hacker” de Pekka Himanen (2002) (eprints.rclis.org/12851/1/pekka.pdf) para entender mejor todo esto.

Lo divertido es que, viajando más atrás en el tiempo, a los más remotos orígenes de Internet, quien pagó la investigación e implantación de las primeras conexiones fue el Departamento de Defensa americano, pero los fines con los que sus creadores idearon la red nunca fueron exclusivamente militares. Internet se empezó a engendrar en los 60 como un proyecto colaborativo entre algunas universidades y DARPA (Defense Advanced Research Projects Agency), una agencia del departamento de defensa de Estados Unidos que pretendía desarrollar tecnologías de ciencia ficción con un potencial uso militar a largo plazo. Hay que tener en cuenta que, en los 60, DARPA no estaba dirigida por militares, sino por científicos civiles, uno de los cuales, J.C.R. Licklider, ya trabajaba el la idea de Internet antes de ser director del departamento.

¿Y por qué lo pagaron los militares? Porque los científicos les explicaron que el hecho de que la red estuviera descentralizada les aseguraría el mantenimiento de las comunicaciones en caso de ataque atómico; una posibilidad que en medio de la guerra fría no era del todo descabellada. Pero una cosa está clara: ninguna mentalidad militar, profundamente jerárquica y organizada, idearía una red basada en la descentralización y la ausencia de jerarquización  de los mensajes. Eso sí sería ciencia ficción.