Comprar y vender sin salir de Facebook

Foto via digitalintelligencetoday.com

Foto via digitalintelligencetoday.com

Aunque todavía no sea una práctica muy extendida, hace ya un tiempo que se puede comprar y vender sin salir de Facebook. Es importante ser consciente de ello porque en Internet las tendencias emergen de manera repentina y rápida, y probablemente, los primeros que aprendan a sacarle partido al arte de vender en Facebook rentabilizaran el atrevimiento. Pero también es cierto que si el Facebook commerce se estrenó en 2011 y todavía casi nadie es consciente de ello es porque hasta hoy no ha funcionado como se esperaba. Quizás, el motivo sea que, para muchos, Facebook es como un bar al que vas a pasar rato virtualmente con los amigos, y la gente no suele comprar zapatos cuando está en un bar. Pero teniendo en cuenta que el comercio electrónico no para de crecer y que cada vez más gente se compra ropa a través del móvil mientras espera que llegue el metro, es muy probable que antes o después la venta a través de Facebook acabe siendo una actividad muy habitual. Por eso, está bien saber de qué va el asunto.

Por ahora, hay tres maneras de montar tu tienda en Facebook. La primera, requiere que tengas un e-commerce convencional ya creado en una web. A través de aplicaciones como Storefront Social, Facebook te permite organizar un escaparate en tu página de Facebok y cuando un usuario clicka en uno de los productos, le manda a tu tienda on-line. La segunda manera de vender en Facebook te permite crear la tienda on-line directamente en tu página a través de aplicaciones como Ecwid, y sólo te exige que tengas una cuenta de Paypal1 activada. Sencilla de instalación y uso, Ecwid se ha convertido a principios de 2013 en la nueva cabeza de este modelo de venta en Facebook, en substitución de la que hasta ahora era la aplicación líder, Payvment, que ha desaparecido absorbida por otro gigante online. La tercera manera de vender en Facebook es quizás, la que más promete a largo plazo. Es “la tienda inteligente”: esa que sugiere al usuario sólo productos que le puedan interesar, basándose en la información de intereses, amistades y actividad que el usuario hace en Facebook. Suena un poco Gran Hermano, pero en realidad, es una manera muy cómoda de comprar, ya que, como cliente, sólo escuchas ofertas de cosas que te pueden interesar realmente,  y no tienes que perder el tiempo con productos que nunca comprarías. Este tercer tipo de tienda se puede montar a través de aplicaciones como Social-Buy.com, que actualmente es la líder de este tipo de venta.

La revolución histórica de las redes sociales

¿Un invento tan “jevi” como las redes sociales?¡Desde la rueda!   Foto via unprofound.com

¿Un invento tan “jevi” como las redes sociales?¡Desde la rueda!
Foto via unprofound.com

Las redes sociales son el primer medio de comunicación de la historia de la humanidad que ofrecen un soporte para conversaciones de muchos a muchos, todos a la vez. Hasta ahora, las conversaciones a través de un medio sólo podían ser de uno a uno (teléfono) o de uno a muchos (tele, radio, cine). Pero las redes sociales nos permiten lanzar un mensaje y conversarlo con tantos como quieran, todos al mismo tiempo.
Aunque a veces pensemos que las redes sociales son una forma de entretenimiento y de “cotilleo”, hay que ser conscientes de la oportunidad de comunicación que suponen. El uso que les demos depende de nosotros. Sea para conseguir que más gente nos conozca –a nosotros o a nuestro negocio–, o para fines de mayor aspiración y vocación social –transmitir una idea, crear un nuevo pensamiento político o incluso idear un nuevo sistema social–, debemos ser conscientes de que contamos con una herramienta que nunca antes ninguna sociedad había tenido, y que permite descentralizar el control de los contenidos del “poder” y hacer que las personas creen, escriban, conversen e intercambien sin necesidad que otros filtren el contenido.